Taburete gris

Tenía un taburete frosta de Ikea desde hacía tiempo y lo necesitaba en el cuarto de baño, pero no me pegaba nada. Decidí pintarlo de gris, como los muebles, para integrarlo en la decoración. Y para darle un toque original, pinté de color plata los extremos de las patas.

La pintura elegida fue esmalte gris en acabado brillante. El resultado fue muy bueno, queda una superficie lisa y fácil de limpiar. Lo que no me convence es el esmalte plata que compré para las patas, se araña con facilidad. Creo que sería conveniente dar una mano de barniz incoloro por encima.

Y para finalizar, añadí un cojín gris para que resultara más cómodo:

taburete

 

Truco: las patas del taburete están atornilladas por debajo. Para que la pintura no tapara la cabeza de los tornillos (por si en un futuro puedo necesitar cambiar alguno), pegué bolitas pequeñas de plastilina antes de pintar. Y cuando la pintura ya estaba un poco seca, las retiré con un palillo. ¡Quedó perfecto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s