Mes: abril 2015

Tarta de pañales

¿Alguna amiga ha tenido un bebé y no sabes qué regalarle? ¿Ya tiene de todo? La solución es hacer una tarta de pañales, cada día están más de moda. Puedes comprarla hecha, pero es mucho más bonito si la haces tú misma.

La base es un cartón redondo del tamaño que quieras y un rollo de cartón de papel de cocina (o similar). Pegas el rollo a la base con celo para que sirva de soporte a los pañales. Yo decoré la base con un encaje de papel del que se utiliza para las tartas, haciendo un agujero en el centro para introducir el rollo.

Ahora viene lo más aburrido: enrollar uno por uno los pañales y sujetar con gomas. Cuando tengas suficientes pañales, ya puedes irlos colocando alrededor del rollo de papel hasta cubrir toda la base, y sujetarlos todos juntos con varias gomas grandes (yo los fui sujetando dos a dos). Ya puedes empezar el segundo piso repitiendo el mismo proceso, pero haciéndolo más pequeño. Y así hasta que llegues a la altura total que quieres para tu tarta. Yo solo puse dos alturas de pañales, era mi primera tarta y no quería arriesgarme.

Cuando acabas toda la estructura empieza la parte divertida: pensar cómo decorarla. En mi caso, oculté las gomas con cintas de colores verde y azul y pegué lacitos y ositos de colores. Y finalmente, decoré la parte superior con un juguete (ratoncito) sujetándolo con un alambre.

Y éste es el resultado:

tarta de pañales

Para finalizar y para que el regalo quede mejor presentado, es conveniente envolverlo con papel de celofán. De esa manera conservará la forma y no cogerá polvo. ¡Espero que a Darío le gustara!

tarta con celofán

Puedes ver todo el proceso en la siguiente entrada de Facilisimo.com.

Taburete gris

Tenía un taburete frosta de Ikea desde hacía tiempo y lo necesitaba en el cuarto de baño, pero no me pegaba nada. Decidí pintarlo de gris, como los muebles, para integrarlo en la decoración. Y para darle un toque original, pinté de color plata los extremos de las patas.

La pintura elegida fue esmalte gris en acabado brillante. El resultado fue muy bueno, queda una superficie lisa y fácil de limpiar. Lo que no me convence es el esmalte plata que compré para las patas, se araña con facilidad. Creo que sería conveniente dar una mano de barniz incoloro por encima.

Y para finalizar, añadí un cojín gris para que resultara más cómodo:

taburete

 

Truco: las patas del taburete están atornilladas por debajo. Para que la pintura no tapara la cabeza de los tornillos (por si en un futuro puedo necesitar cambiar alguno), pegué bolitas pequeñas de plastilina antes de pintar. Y cuando la pintura ya estaba un poco seca, las retiré con un palillo. ¡Quedó perfecto!

Escalera Ikea a rayas

Esta escalera la pinté ya hace tiempo, aunque no había publicado cómo hacerlo. Es la escalera Bekväm, que podéis encontrar a 9,99 € en Ikea.

Como la escalera viene en madera sin tratar y la iba a usar en la cocina, quería pintarla para limpiarla fácilmente. Para ello busqué ideas en internet y decidí decorarla a rayas en los colores de la cocina (blanco, gris y naranja). Utilicé el gris como base, porque es el más sufrido. Es el único bote de pintura que tuve que comprar porque tenía restos de pinturas en color blanco y naranja. Es conveniente que sean pinturas satinadas o brillantes, porque aguantan mejor el roce.

Después de dar dos manos de pintura gris y dejar que secaran completamente, pegué cinta de pintor formando rayas de distintos anchos. Primero para la pintura blanca, y cuando estuvo seca, para la pintura naranja.

rayas de la escalera

¡Y ya está! Una escalera muy útil y bonita que también puedes utilizar como taburete auxiliar.

escalera en la cocina

Torrijas de Semana Santa

Es la receta clásica, torrijas con azúcar y canela. Pongo las cantidades para media barra de torrijas, si se quiere hacer entera basta con doblar las medidas. Con las cantidades que he puesto salen unas 8 o 9 torrijas grandes.

INGREDIENTES
– Media barra de pan de torrijas
– ¾ l de leche
– 4 cucharadas de azúcar para la leche
– Cáscara de medio limón
– Media rama de canela
– 2 huevos
– 3 cucharadas de azúcar para espolvorear
– 1 cucharadita de canela para espolvorear
– Aceite abundante para freír
Tiempo de preparación: 30 minutos

PREPARACIÓN
Se corta la media barra de pan en rebanadas (de un dedo de grosor) y al bies, para que empapen mejor. Se pueden cortar con un poco de tiempo para que se sequen y no estén tan tiernas.

En un bol se echa un vaso y algo de leche junto con el azúcar, la cáscara de limón y la rama de canela. Se mete un par de minutos a calentar en el microondas (también se puede calentar en un cazo y luego volcar en otro recipiente). Se deja enfriar un poco.

En un vaso pequeño se mezclan las 3 o 4 cucharadas de azúcar con la canela en polvo, para espolvorear las torrijas una vez fritas.

Se pone a calentar el aceite en una sartén de fondo grueso (así evitarás que las torrijas se quemen al freírlas).
Mientras se calienta, se echa el resto de leche en el bol con la cáscara y la canela; es mejor que esté bien fría para que la mezcla quede del tiempo y las rebanadas se empapen sin romperse.

Se añaden 3 o 4 rebanadas a la leche (las que quepan en la sartén). Se dejan el tiempo necesario para que se empapen sin romperse. Este es el secreto de las torrijas, que estén bien empapadas de leche pero que se puedan manipular sin deshacerse. Si se empapan demasiado, se pueden sacar a un plato mientras el aceite se calienta.

Se baten los dos huevos en un plato hondo para rebozar las rebanadas.

Cuando el aceite está muy caliente, se van pasando las rebanadas empapadas por huevo y se fríen. Cuando están doradas por las dos caras se sacan a una fuente (recomiendo poner papel de cocina en el fondo para que absorba parte del aceite) y se espolvorean con abundante azúcar y canela.

Si no se van a comer inmediatamente, cuando se enfrían un poco es conveniente taparlas con papel de aluminio para que no se sequen. El azúcar de encima se derrite y queda parecido al almíbar.

¡Buenísimas!

Truco: Es conveniente preparar ingredientes de sobra para que no nos quedemos cortos al cocinarlas (leche, aceite y azúcar con canela), ya que si falta alguno, tendremos que retirar la sartén del fuego y volver a empezar el proceso. Si tenemos todo preparado haremos las torrijas en un santiamén.

Origen de la foto: Tnarik Innael en Flickr